Skip to content

La transformación digital en la gestión de los datos

La transformación digital permite a las empresas evolucionar de un desempeño condicionado por los procesos a la eficiencia sustentada en los datos. Cuando las organizaciones asumen esta conversión deben entenderla como un cambio en la cultura organizacional, más allá de la incorporación de tecnología a sus procedimientos.

A día de hoy, la experiencia del cliente es el paradigma que mecaniza la innovación en los negocios. En contraste con la visión que persistía hasta hace relativamente poco, cuando el producto era el eje alrededor del que giraban los esfuerzos. Por tanto, un mejor conocimiento sobre el consumidor es vital para captar y anticiparse a sus expectativas.

Es aquí donde los datos entran en acción para facilitar la consecución de este propósito. De allí que la mayor parte de la digitalización deba orientarse a la obtención y procesamiento de información. No es meramente retórico afirmar que los datos son la clave de la digitalización.

La transformación digital y el predominio de los datos sobre los procesos

La transformación digital implica incorporar recursos y capacidades digitales a procesos, productos y/o servicios, con el objetivo de añadir valor a estos. Es obvio que con esta transición lograremos también la optimización y agilización de los procedimientos, pero ello debe enfocarse en la satisfacción del cliente.

Antes del desarrollo de las tecnologías de la información e Internet, obtener información de los clientes era muy difícil. Las encuestas y los focus groups limitados a muestras reducidas dentro de un universo apenas sí aportaban luces sobre los gustos y hábitos de compra. A día de hoy, las interacciones del público en la red proporcionan multitud de datos al respecto que pueden ser procesados e interpretados inmediatamente.

En otras palabras, antiguamente contábamos con un sistema donde las decisiones se fundamentaban en la experiencia de un pequeño grupo de individuos. Y evolucionamos a otro que nos permite decidir en base a un enorme número de datos de muchísimas personas.

Herramientas esenciales para la transformación digital

Por ende, los datos adquieren prioridad y la gestión de los mismos requiere de muy diversas herramientas. El empleo total o parcial de éstas dependerá del tipo y tamaño de la empresa:

Cloud computing, que permite acceso inmediato a las soluciones informáticas, plataforma (que incluye almacenamiento de datos) e infraestructura, en modalidad de pago por uso. Sin duda, una opción para asumir la digitalización de manera escalable y sin preocuparnos por costes de actualización y mantenimiento.

Dispositivos y recursos de Big Data, Inteligencia Artificial, Machine Learning e Internet de las Cosas, para la captación y procesamiento de datos. Aquí debemos incluir las redes sociales y otras tecnologías como la realidad virtual (RV) y realidad aumentada (RA). Todas ellas proporcionan a las compañías información relevante sobre los comportamientos del cliente en la interacción con los canales de contacto físicos y virtuales.

De esta manera es factible captar nuevas necesidades y expectativas para adelantarse a ellas. Y en base a esto tomar decisiones, como desarrollar nuevos productos, mejorar los existentes o enriquecer las estrategias de marketing y ventas. En este sentido, empresas como Amazon obtienen y emplean los datos para personalizar tanto el marketing como las ofertas para sus compradores, empleando algoritmos predictivos.

Ventajas de la transformación digital enfocada en los datos

Es significativo que el volumen de datos captados y gestionados durante 2020 se estime en 40 zettabytes. Como mínimo, un tercio de esta cantidad contiene información de valor para las organizaciones en cuanto a necesidades y nuevas preferencias del consumidor. Esto ratifica que la transformación digital de tantas empresas esté más centrada en los datos, ya que proporcionan ventajas competitivas excepcionales:

Canaliza los esfuerzos

La digitalización centrada en datos aporta agilidad y calidad a los procesos. En función de ello, el talento humano dispone de herramientas avanzadas que asumen las tareas rutinarias. De tal modo, permiten enfocar sus esfuerzos a la satisfacción de las expectativas reales del consumidor, también en base al procesamiento y análisis de datos.

Apoya efectivamente la toma de decisiones

Emplear la analítica para el estudio de los datos aporta a las organizaciones una capacidad de respuesta mucho más veloz y precisa a los requerimientos de los clientes. Desde esta perspectiva, la digitalización en la gestión de los datos permite identificar tendencias y oportunidades de negocios, lo que facilita la toma de decisiones. El cliente actual es exigente por lo que el tiempo de respuesta a sus problemas es determinante en la elección de marcas y proveedores.

Dinamiza el marketing

Disponer de recursos como el Big Data y la analítica avanzada de datos dinamiza y aporta más valor a las acciones del departamento de marketing. En sí, estas herramientas estudian información proveniente de canales de interacción que proveen insights valiosos para segmentar al buyer persona y reconocer sus necesidades. Por lo tanto, las estrategias de marketing y comunicación serán más adecuadas y efectivas.

Fortalece el posicionamiento e imagen de la marca

Siendo que la transformación digital y la gestión de datos tienen como objetivo la experiencia del cliente, la imagen y el posicionamiento se fortalecen. Esto en la medida que el consumidor vea satisfechas sus expectativas y necesidades en cuestiones muy básicas como: atención, existencia del producto, usabilidad de la página web o app, facilidades de pago y rapidez en la entrega, entre otros.

Transformación digital y calidad de datos

Ahora bien, si los datos son la esencia de la transformación digital, la calidad de los datos es aún más relevante. Si la digitalización de una empresa no ocurre de manera metódica y ordenada es común que la información clave sea tratada unilateralmente por cada departamento. En estas circunstancias, se producen los llamados silos de datos que impiden manejar una base de datos unificada para toda la compañía.

Como consecuencia de ello, los problemas en el marketing, en la personalización de la oferta, el soporte al cliente y los envíos serán frecuentes. Ya dijimos que la digitalización y la gestión de datos incrementan la imagen de la marca. Pero si la información es dispar y deficiente, pueden acabar con su prestigio y rentabilidad, al tiempo que merma la efectividad de la tecnología.

Por consiguiente, la digitalización de las organizaciones debe ir paralela al desarrollo de un Data Governance que garantice la calidad de los datos. Mientras establezca asimismo una política de captación y gestión de la información para todas las áreas.

En DEYDE, sabemos que los datos son el alma de la transformación digital y de la productividad del negocio. Por eso, durante 25 años nos hemos especializado en la calidad de los datos, proporcionando a nuestros clientes soluciones avanzadas en este campo. Nuestros productos están dirigidos a la normalización, deduplicación y enriquecimiento de datos, aunque también ofrecemos soluciones integrales para la gestión de los datos.

Ponte en contacto con nosotros y refuerza la digitalización de tu empresa gestionando datos más completos y fiables.